BLOG / NOVEDADES

ARISTÓBLULO DEL VALLE 5125, VILLA BALLESTER

14/08/2017 02:00

Rastrojero - Leyenda viviente

Cincuenta y seis años después de su creación, el día 11 de Noviembre de 2008 el propio diseñador del Rastrojero, el Ing. Raúl Gómez, brindo en ITM una clase magistral sobre la creación del histórico utilitario argentino.

Diseñado y creado en 1952, resultó un utilitario rústico y eficiente para el transporte de hasta una tonelada, apto para el desplazamiento sobre tierra y barro y regular desempeño sobre pavimento. Tuvo asimismo aceptación en las ciudades.

Integrados totalmente al paisaje argentino de la segunda mitad del siglo pasado, aún hoy es posible ver los Rastrojero en tareas de reparto en muchas ciudades y pueblos del interior.

Debe su nombre a su propósito de "marchar sobre el rastrojo del campo (residuo de cosecha)". De 1952 a 1954 se utilizaron motores nafteros Willys Overland provenientes de tractores, y desde 1954 con la producción masiva, se empleó el Borgward diesel de cuatro cilindros, de inyección indirecta, con calentamiento de bujías.

En 1952 Perón ordenó la creación de IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado), para la producción de aviones, tractores, motocicletas y automotores. El emprendimiento duraría hasta 1980 y con el paso de los años adoptaría el nombre IME, Industrias Mecánicas del Estado, responsable de la fabricación de un trozo de historia argentina: el Rastrojero.

La historia había comenzado unos años antes, cuando funcionarios del gobierno argentino, terminada la Segunda Guerra Mundial, viajaron a EE.UU. y adquirieron una buena cantidad de tractores Empire sobrantes a causa del fin de la guerra. Esos tractores jamás trabajaron en el campo argentino y terminaron, en cambio, almacenados en un galpón.

Hasta que cuatro técnicos argentinos fueron encargados de reconvertir aquellos tractores inútiles en algo más productivo. El proceso terminaría en la aparición del Rastrojero.

El rastrojero se presentó oficialmente en Mayo de 1952. Era un pequeño utilitario con una capacidad de carga de media tonelada, caja de madera sobre un bastidor de acero, una cabina pequeña y un frontal inspirado, probablemente, en el Ford 37.

El motor era el mismo motor norteamericano que alguna vez había impulsado los tractores Empire: un Willys Overland de cuatro tiempos alimentado a gasolina. El aspecto general del vehículo era bastante rústico, pero resultó ser confiable y fuerte para los trabajos del campo.

 

VER OTRAS NOVEDADES